Hijo del pasado, de Blanca Miosi

Cuidado con Hijo del pasado porque es una novela adictiva y cuyas consecuencias pueden afectar su salud y relación de pareja. Lo digo porque anoche se me olvido cenar, me robó varias horas de sueño y, cuando finalmente pude dormir, tuve pesadillas. Soñé que mi mujer (la copiloto) me había sido infiel con un joven que se presentó en nuestro apartamento diciendo que el piso era suyo, que lo había heredado de su abuelo y que debíamos desalojarlo de inmediato porque guardaba un secreto ancestral que solo a él le había sido develado. Cuando le grité que estaba loco y que se fuera de mi casa, la copiloto, inexplicablemente, corrió hacia él, se aferró a su brazo y me dijo que lo amaba y que le devolviera su propiedad. Enfurecido me abalancé sobre ellos para hacerles pagar su osadía. Él entonces sacó una maleta llena de dólares, la abrió en el aire y dejó caer al suelo cientos de billetes de diferentes denominaciones, que al pisarlos resbalé y caí cuan largo era golpeándome la cabeza. Al recuperar el conocimiento y me vi flotando en tal cantidad de dinero, lejos de pensar en mi mujer y en su amante, no sé por qué, pensé en el cuadro de Hitler que estaba en el closet. Corrí hacia él y ya no estaba, en su lugar había nueve maletas con un millón de dólares cada una. ¿Habían preferido llevarse el cuadro antes que el dinero? ¿Qué había en ese cuadro que valiera más que los millones en las maletas? Me asomé a la ventana y los vi huir en mi Cherokee gris. Me pregunté entonces cómo haría para transportar todo ese dinero, qué banco lo recibiría sin hacer preguntas y cómo mi mujer había sido capaz de semejante engaño. Al sonar el despertador y verla a mi lado recordé con preocupación parte de la pesadilla y los cabos, al igual que en la novela, comenzaron a atarse como por arte de magia. Me levanté todavía un tanto confuso. Antes del café no se me ocurrió otra cosa que invitarla a tomar un trago de vodka polaca. Me preguntó si ya podía leer el Hijo del pasado y le dije que aún no la había terminado. Mentí.

Anuncios

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. ericka luisana pereyra graterol dice:

    Jajaja que buena Profe! También me
    he reído mucho como Blanca, ya me
    adelantaré en la lectura para tener
    todos los Cabos de la historia …
    Abrazos

    Enviado desde mi iPhone

    Me gusta

    1. Sí, Ericka. Son muchos los cabos que atar y Blanca lo hace con mucha maestría.

      Me gusta

  2. Blanca Miosi dice:

    Celebro que hayas pasado un buen rato con mi novela, Heberto, )aunque te haya ocasionado una pesadilla) me he reído mucho, creo que los tertulianos influenciaron un poco en la trama, 🙂 ¡Muchas gracias!

    Me gusta

    1. Así es, Blanca. No pensé pasarla tan bien en medio de la falta de luz. Un abrazo

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s