Autor

 

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Heberto Gamero Contín (5 de diciembre de 1952, Falcón) es un empresario y escritor venezolano.

Administrador Comercial y autodidacta de las Letras. En 1984 creó Marshal de Venezuela, una marca de pantalones de alta calidad, y en 2002 hizo su debut como escritor. Desde entonces ha desarrollado de manera simultánea ambas actividades. Actualmente tiene 12 libros publicados y dirige, junto a su esposa, la Fundación Aprende a Escribir un Cuento (Faec).

Biografía

Heberto Gamero es un empresario, cuentista, novelista y cronista venezolano. Nació en Punta Cardón – Península de Paraguaná el 5 de diciembre de 1952. Hijo de una costurera y de un empleado de aduanas, es el menor de siete hermanos, padre de NOMBRE, y abuelo de dos nietos.

A la edad de 3 años quedó huérfano de padre. Esta temprana pérdida impuso un modo de vida bastante humilde para su familia, pues el único sustento provenía de los trabajos de costura que hacía su madre. Sin duda, este fatídico evento fue decisivo en la consolidación de los valores de Gamero, para quien la austeridad nunca ha sido una opción de vida.

Heberto se mudó a Caracas con su madre y uno de sus hermanos a los 15 años. En cuanto terminó el bachillerato ingresó a la Universidad Central de Venezuela para hacer sus estudios en Administración Comercial; al poco tiempo tuvo la oportunidad de emplearse en un departamento de Administración de Ventas de una importante compañía, así que empezó a combinar ambas actividades. Aquí aprendió las bases del negocio de los pantalones y en 1984, cuando sus alas estuvieron más fuertes, emprendió su propia empresa: Marshal.

Este aparente salto al vacío de pasar de ser asalariado a emprendedor mostró su temple arriesgado. Ante las carencias materiales de su infancia y juventud, Heberto Gamero respondió con astucia y trabajo duro, creando un modelo de negocios muy exitoso que hoy tiene 33 años ininterrumpidos de funcionamiento.

Gamero reconoce sin tapujos que para él la prosperidad económica fue el eje central de su adultez, hasta que a los 50 años tuvo lo que podría llamarse “un giro vital”: contrajo nupcias por tercera vez e incursionó en el mundo de la literatura. Una contingencia política en Venezuela (el paro petrolero y empresarial de 2002) fertilizó la creatividad de Heberto, quien al verse sin opciones de productividad ni entretenimiento aprendió a escribir.

“Aprendió a escribir”, nunca antes dicho con tanta literalidad. A pesar de que ya para esa época tenía 50 años jamás había apretado una tecla con fines mecanográficos. Hasta el momento se había apoyado en amigos o empleados complacientes que tipeaban por él. Pero esta vez fue diferente: ya con varios manuscritos elaborados vino el impulso de sumergirse por completo en el mundo de la escritura y eso suponía un aprendizaje integral. A la aproximación al teclado le siguió la investigación rigurosa sobre tópicos de ortotipografía y estilo, todo de manera autodidacta. Por sí mismo aprendió también el arte de la corrección y la edición, pues su principal interés siempre ha sido hacer un buen trabajo o, dicho de otro modo, sacar al mercado productos de calidad.

Con mucho compromiso y disciplina, pronto Heberto Gamero se convirtió en un autor reconocido por la crítica, aun cuando nunca hubiera recibido una educación formal en alguna escuela de Literatura. De hecho, ni siquiera podría decirse que este talento fue heredado visto que en su familia no hay artistas (sólo una de sus hermanas -ya fallecida- tuvo un paso más bien desafortunado, breve e intrascendente en el cine y el teatro).

El género que lo dio a conocer como autor fue el cuento, aunque lo primero que escribió fue una novela (todavía inédita). Lejos de haber sido una elección deliberada, Heberto Gamero asegura que es el formato que mejor se ajusta a su personalidad impaciente porque le permite alimentar su necesidad de inmediatez. Para él, el género va ligado al temperamento.

Por experiencia afirma Gamero que las claves para aprender a escribir son la voluntad, la disciplina, el estudio y la lectura. Para él, escribir y leer son labores complementarias, “el contrasentido de un mismo camino”. Eso en cuanto a lo formal. En lo que respecta al contenido, afirma que “la escritura es una vía de experimentación que permite construir otras realidades llamadas ficción. Es un desdoblamiento para resolver los conflictos de otros”.

Para Heberto Gamero la escritura no es ni para evadir ni para soportar la realidad, es más bien un “contacto divino con la creación”. Tampoco es un negocio. Él encuentra en la ficción calidad de vida: si bien no es necesaria para vivir, sí es necesaria para vivir bien y mejor. De hecho, reconoce que su sustento material no lo aporta la escritura, pero sí es su manutención espiritual. El acto de escribir es para él una práctica terapéutica, íntima y relativamente solitaria, pues “nunca estás solo cuando escribes; estás rodeado de una multitud porque los personajes siempre te acompañan”.

La madurez de Heberto Gamero le permite reconocer su trabajo creativo con sinceridad y humildad, sin esconderse tras la cortina de la falsa modestia. Para él, la verdadera interpelación que nos hace la literatura es sobre la capacidad que tenemos de imaginar.

Aunque no viene de una escuela de Letras ni su carrera ha estado ligada al mundo literario, hoy en día se le considera un escritor: tiene la técnica y el arte.

Anuncios

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Yolanda dice:

    Hola!!! feliz de saber que tienes un blog y que podré seguirlo! Suerte y les mando un gran abrazo! Yolanda

    Me gusta

  2. Gracias, Yolanda, por seguirme. Espero que disfrutes mis análisis de cuentos y otras actividades literarias.
    Un abrazo

    Me gusta

  3. Estimado Heberto:

    Me llamo Jose Jesus García Rueda, editor del podcast “A voz en cuento”. En ese podcast nos dedicamos a leer relatos, y es por eso que te escribo.

    Al Tirado me ha hablado de ti, y me gustaría pedirte que me dejases leer algún relato tuyo en mi podcast. Vale cualquier estilo, temática o género; tan sólo ha de ser un relato que pueda leerse en voz alta en alrededor de 10 minutos.

    Gracias por tu tiempo, Heberto.
    Un afectuoso saludo,

    Jose Jesus García Rueda

    Me gusta

    1. Gracias, José, por tu contacto. Excelente blog, te felicito. Lo divulgaré entre los miembros de la Fundación Aprende a escribir un cuento (donde imparto talleres de cuentos). Con mucho gusto te enviaré uno de mis relatos sobre Escritores. Un saludo para ti y para Al.

      Heberto Gamero

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s