La Búsqueda

La Búsqueda, de Blanca Miosi
Una gran novela
(Publicado en Amazon.com / marzo de 2013)

No todos los días se conoce a una escritora de la talla de Blanca Miosi. Así que me sentí muy complacido cuando, en la presentación de un libro de un poeta amigo, estreché su mano y compartimos un rato. Fue un encuentro corto entre saludos de allegados y sorbos de vino, pero suficiente para dejarme la grata sensación que queda después de haber recibido un regalo inesperado. Es una mujer muy dulce y segura de sí, con una mirada inspiradora, rebosante de literatura y dispuesta a compartir sus experiencias y conocimientos con una espontánea generosidad que sorprende por su desinterés y buena voluntad. Conversamos un poco sobre La búsqueda, una de sus novelas y la más vendida en Amazon en español durante los últimos meses en varios países del mundo.
Me dejó intrigado saber que esencialmente se trata de una historia basada en hechos reales y que la autora está tan involucrada en ella como lo puede estar la esposa del personaje principal: un polaco no judío (Waldek) que estuvo recluido en Auschwitz y que huyó de todo aquel horror y vino a America en busca de un poco de paz y sosiego… Alguien nos interrumpió y no pudimos continuar la conversación, pero quedé con la intriga y la curiosidad grabada en alguna parte de mi mente. Tenía que leer ese libro. A pesar de que ese fin de semana me había propuesto corregir unos cuentos que tenía pendientes desde hacía tiempo, al llegar a casa no pude evitar meterme en Amazon y comprar el volumen, sólo para ojearlo, tenerlo a mano y leerlo apenas terminara con mis cuentos. Me llegó en dos minutos. Pues bien, la corrección de mis cuentos quedó para dos días después, el tiempo que tomé en leer La búsqueda, una novela intensa, conmovedora, honesta, que no me dejó chance para el respiro, escrita con la sutil humildad de una escritora que no pretende impresionar al lector sino que presenta los hechos (ya de por sí extraordinarios) con tal maestría que sorprenden por su sencillez, por su reluciente claridad, por la forma tan inadvertida de tocarte el corazón, de ponerte en los zapatos del personaje y sufrir con sus dramas y reírte con sus alegrías; alegrías que no son muchas en una vida que fue vivida (no encuentro otra explicación a tanto dolor e infortunio) para ser contada, para que el mundo conociera, a través de Blanca Miosi, una nueva e inigualable versión de aquella terrible guerra y sus consecuencias.

Finalmente pude comenzar la corrección de mis cuentos, aunque la visión de Waldek, hambriento, chupando la mantequilla que se le había derretido en el bolsillo de su camisa, impedía concentrarme en mi trabajo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s